lunes, 17 de octubre de 2016

Síntomas de la hiperacusia

El síntoma principal de quien padece hiperacusia es la intolerancia a sonidos moderados o incluso leves. La exposición a los sonidos provoca molestias y dolor, y los sonidos son percibidos como más altos de lo que realmente son. Puede darse en uno o en ambos oídos.

viernes, 5 de agosto de 2016

Causas de la hiperacusia

La causa más habitual de hiperacusia es el trauma acústico, ya sea de forma aguda (exposición única a un nivel muy intenso) o de forma crónica (exposición mantenida a lo largo del tiempo a niveles altos). Sin embargo, existen multitud de causas que pueden provocar hiperacusia, que como vemos en la siguiente tabla, no guardan relación directa con el oído interno como se podría pensar en un principio.

domingo, 31 de julio de 2016

Cómo tratar la fonofobia

Como ya vimos en el artículo Misofonía y fonofobia el tratamiento que habitualmente se lleva a cabo para afrontar este tipo de trastornos auditivos es la terapia Cognitivo-Conductual. Esta terapia es utilizada para tratar los problemas derivados de determinadas experiencias, emociones y falsas creencias, y se basa en la asociación de pensamiento y conducta. Aunque lo mejor siempre será acudir a un profesional para que atienda nuestro caso particular, a algunas personas les puede bastar con los consejos para identificar, prevenir y tratar la fonofobia que voy a dar a continuación. Aunque me centro en la fonofobia, estos mismos consejos pueden ser útiles para tratar también la misofonía, pues como ya vimos en el mencionado artículo los mecanismos que explican la misofonía y la fonofobia son idénticos.

viernes, 15 de julio de 2016

Cómo montar un ordenador silencioso

El ordenador es a día de hoy una herramienta prácticamente imprescindible, al menos para los que vivimos en ciudades, pero también es una máquina que en ocasiones puede hacer demasiado ruido para quienes tenemos hiperacusia (o incluso también para una persona sana). Desde luego, el ruido de mi ordenador de sobremesa era demasiado para mi hiperacusia extrema, ni siquiera el leve ruido de un ordenador portátil era soportable para mí, de modo que me informé sobre cómo montar un ordenador lo más silencioso posible. Una vez conseguido el resultado fue muy positivo. Aun con una hiperacusia de caballo podía hacer un uso normal del ordenador. Eso sí, tengo el ordenador debajo del escritorio, si lo colocara encima de la mesa como hacen algunas personas, ya no sería tan fácil aguantarlo.

jueves, 14 de julio de 2016

Misofonía y fonofobia

Aunque ya he comentado brevemente en qué consiste la misofonía y la fonofobia en Conceptos básicos sobre hiperacusia, la importancia de estos trastornos auditivos en conjunción con la hiperacusia puede ser tal que merece la pena profundizar en ellos.

Dentro de los diferentes trastornos auditivos en los que el paciente muestra intolerancia a los sonidos, la misofonía y la fonofobia son aquellos en los que, según el Dr. Jonathan Hazell, "las vías auditivas pueden funcionar con normalidad pero existe una fuerte reacción anormal del sistema límbico y el sistema nervioso autónomo a los que el sistema auditivo está íntimamente ligado". Así pues, a diferencia de la hiperacusia o el reclutamiento donde sí hay un problema fisiológico, la misofonía y la fonofobia serían trastornos de origen psicológico causados por experiencias negativas previas con determinados sonidos. Sin embargo, en el caso de la misofonía, no todos los casos se atribuyen a experiencias negativas con los sonidos. Algunos especialistas como el neurocientífico Aage R. Moller consideran que esta condición no es aprendida sino innata, y responde a alguna "anomalía fisiológica" en las zonas del cerebro activadas por el procesamiento del sonido. Por otra parte, la audióloga Marsha Johnson señala que parece haber un componente genético detrás, dado que a menudo miembros de la misma familia comparten este problema.

viernes, 8 de julio de 2016

Cómo lidiar con el sonido de altavoces pequeños

Cuando la hiperacusia es bilateral, colocarse el auricular del teléfono pegado a la oreja para mantener una conversación de varios minutos puede ser algo complicado, pero si además la hiperacusia es severa directamente ya no es posible, a menos que quieras acabar con los oídos más sensibles, doloridos, o con una recaída. Y es que el sonido de los altavoces pequeños (o micro altavoces) como los de un teléfono, pero también los de un ordenador portátil, algunos televisores, o cualquier otro aparato electrónico que tenga altavoces de ese tamaño, resulta extremadamente molesto para muchas personas con hiperacusia incluso a volúmenes muy bajos.

miércoles, 22 de junio de 2016

El sonómetro en tu móvil

El sonómetro es el instrumento que sirve para medir la intensidad de los sonidos, y realiza esa medición en decibelios (dB SPL). Su uso más extendido es el de medir la contaminación acústica, pero para quienes tenemos hiperacusia puede ser una herramienta excelente para saber con más precisión el nivel del ruido al que nos estamos exponiendo, o como indicador de cuándo debemos usar protección auditiva. Y aún es más útil para quien ha desarrollado fonofobia y tiene miedo incluso a sonidos que no pueden causarle ningún daño, pues nos proporciona un valor objetivo sobre la intensidad que ayuda a calmar la respuesta negativa hacia el sonido.

martes, 21 de junio de 2016

Glosario

A la hora de hablar de la hiperacusia se hace inevitable el uso de ciertos términos que tienen que ver con la física acústica, o simplemente con la medicina auditiva. Para aquellas personas que desconozcan el significado de palabras como frecuencia, ancho de banda, octava, etc. voy a explicar aquí que significan exactamente todos esos términos para facilitar el entendimiento de los artículos que alberga este blog.

lunes, 20 de junio de 2016

Terapia sonora con sonidos específicos

Las personas que sufren hiperacusia no presentan exactamente la misma intolerancia en todas las frecuencias. Siempre hay determinados sonidos que por su composición frecuencial resultan más molestos que otros, lo que suele ocurrir con aquellos en los que destacan las frecuencias altas.

Y ante estos sonidos, se suele adoptar la decisión lógica, pero errónea, de tratar de evitarlos para evitar así las molestias o dolor que provocan, o aún peor, el riesgo de recaídas. Y es errónea porque para restablecer la tolerancia normal a los sonidos cotidianos del día a día hay que exponerse a ellos, no evitarlos. Es verdad que el ruido rosa es un excelente sonido para ayudar a desensibilizar el oído pero tampoco es la panacea. Por mi experiencia puedo decir que no parece posible recuperarse de la hiperacusia escuchando exclusivamente ruido rosa.

domingo, 19 de junio de 2016

¿Qué es el ruido rosa?

El ruido rosa es un tipo de ruido en el que la intensidad decrece a medida que la frecuencia aumenta, concretamente, a un ritmo de 3 dB por octava. Esto significa que en el ruido rosa encontramos el mismo nivel de ruido en todas las bandas de octava. Por ejemplo, la banda de 2.000-4.000 Hz tiene el mismo nivel de ruido que la banda de 4.000-8.000 Hz, o que la banda de 8.000-16.000 Hz. Esto da lugar a un sonido en el que las frecuencias graves están mucho más acentuadas que las frecuencias agudas, con una diferencia de aproximadamente 20 dB entre 200 Hz y 20.000 Hz.

viernes, 17 de junio de 2016

Conceptos básicos sobre hiperacusia

La hiperacusia es un trastorno auditivo que consiste en la percepción de los sonidos como más altos de lo que realmente son, y/o en la reducción del umbral del dolor hasta límites que afectan a la vida diaria. Sonidos cotidianos como el ruido que se produce al manipular la vajilla, los chillidos de los críos, los ladridos de perros, arrugar bolsas de plástico, el sonido de altavoces pequeños como los de un móvil o un ordenador portátil, el ruido de tráfico de vehículos, o simplemente la voz humana, se convierten en sonidos intolerables.

Tratamiento de la hiperacusia con terapia sonora

La terapia sonora para tratar la hiperacusia es una terapia de desensibilización auditiva, de reeducación del cerebro para que no interprete como sonidos altos, molestos y/o dolorosos, sonidos que no lo son para una persona sana. La terapia sonora funciona gracias a la plasticidad cerebral, esto es, la capacidad del cerebro para tejer nuevas redes neuronales en función de los estímulos externos que recibe.

Protección auditiva

Para protegerse de los sonidos intensos o por encima de nuestro nivel de tolerancia contamos con tapones o cascos. En el caso de los tapones, existen varios tipos: espuma, silicona, silicona moldeable, moldes hechos a medida, tapones con filtro, tapones para músicos... Cada tapón ofrece diferentes niveles de protección (desde 9 dB hasta 33 dB o más), siendo los de espuma y los de silicona moldeable los que más protección ofrecen.

jueves, 16 de junio de 2016

Audiometría tonal liminar

Voy a explicar los conceptos básicos de una audiometría para que los principiantes sepan cómo interpretarla correctamente. Para ello usaré una audiometría que me ha cedido amablemente un usuario del foro de la APAT.

Existen diferentes pruebas auditivas. Voy a explicar la audiometría tonal liminar, que es la más habitual, así como la prueba utilizada para determinar si hay hiperacusia.

Música comprimida

Una de las formas de tratar la hiperacusia es mediante música, ya sea como la herramienta para realizar la terapia sonora, o como parte del enriquecimiento sonoro. Pero para que ésta sea efectiva debe escucharse una gran variedad de obras (y estilos), ya que si nos limitamos a un número reducido de obras no estaremos estimulando adecuadamente todo el espectro de frecuencias.

Progressive Ear Therapy (PET)

Leyendo mensajes en el foro de la Hyperacusis Network conocí el caso de Rob, quien a falta de prestaciones por enfermedad en su país (EE.UU.) y la necesidad de seguir pagando facturas, se vio obligado a lidiar con hiperacusia muy severa teniendo que exponerse a multitud de sonidos que le causaban dolor y recaídas.